martes, 17 de noviembre de 2009

CUANDO SE ACABA LA INSPIRACION TIRAMOS DE SEPARATISMO..y a venderrrrrrrrrrr…


Es la impresión que uno recoge cuando lee artículos como el publicado en un periódico de esta isla el 17 actual del cual me reservo el nombre pues no creo necesite más publicidad de la que se merece y en el cual manifiesta literalmente:

El disparate de decir que esto es España

Lo que está en Canarias no puede ser bueno porque si fuera bueno no estaría en Canarias. Así piensa el godo. A nosotros no nos entra en la cabeza -tendrían que trepanarnos el cráneo o realizarnos un lavado de cerebro- que los godos y los progodos sigan afirmando que esto es España. ¿Cómo puede tener alguien la poca vergüenza -no ya política, sino la desvergüenza más vulgar- de decir que Canarias es España, o que las Islas Canarias son un trozo de España, o que este es un archipiélago español? Eso equivale a decir que las Islas Malvinas son británicas. Lo son por razón de la fuerza armada que envió la señora Thatcher cuando los argentinos las ocuparon con el afán de nacionalizarlas. ¿No recuerdan los canarios la guerra de las Malvinas? Mediante su Armada, la Royal Army, los ingleses recuperaron sus dominios coloniales de ultramar.

España no llegaría a tanto si los canarios nos alzásemos en armas -que no lo haremos, porque queremos conseguir la independencia de forma pacífica- contra la Metrópoli. España no puede enviar fuerzas a someternos porque carece de ellas. Sentimos decir esto. Lo sentimos especialmente por los generales, jefes, oficiales y tropa del Ejército español, porque ellos son buenos profesionales que no tienen culpa del desmantelamiento de las Fuerzas Armadas llevado a cabo por el Gobierno de Zapatero. Es más, la aceptan con sacrificio, disciplina y abnegación. Una disciplina que los mueve a obedecer las órdenes de una ministra pacifista e inepta -una ministra parida-, puesta ahí por su jefe, el nefasto Rodríguez Zapatero, no para dirigir el Ministerio de Defensa, sino para ridiculizar al Ejército. Se nos revuelven las tripas ante lo que estamos presenciando. Preferimos quedarnos con Aznar, con la foto de las Azores y con Irak, antes que seguir por este camino. Antes que con los muertos de Afganistán y Madrid, Chacón y Zapatero. Por eso España, lo repetimos, no podrá actuar jamás como lo hizo el Reino Unido en el caso de las Malvinas. Tan disparatado es decir que esas islas son inglesas, como afirmar que Canarias forma parte de España. En ambos casos se trata de territorios que están en otro continente. Decir que los canarios somos españoles es tanto como decir que somos yanquis o australianos. Si hasta hay una hora de diferencia entre España y Canarias. ¿Cómo es posible que algunos insistan en afirmar que los canarios somos españoles, por mucho amor que le tengan a la falsa españolidad de este Archipiélago? Sólo los hipócritas y los cínicos políticos pueden decir que Canarias forma parte de España. Sin embargo, y esto va por algunos nacionalistas, mi bolsillo es mi bolsillo. Ande yo caliente...


Yo ante tales manifestaciones y siendo godo de D.N.I. pero canario de sentimiento, me produce gran incredulidad que alguien pueda escribir semejante cantidad de disparates y despropósitos que realmente hacen ridiculizarse a si mismo siempre respetando la libertad que cada uno tiene de expresarse, pero que lo haga con este tono y a través de un medio de esta forma me hace pensar si hoy es realmente el día de los inocentes o se trata de una broma de mal gusto para la gran mayoría que pensamos que la forma de reivindicar algo no es otra que con base y clase y no al libre albedrío exaltando valores propios de otra época y otras circunstancia de las cuales la mayoría tratan de olvidar y que llevan a caminos sin sentido y propios de estados en decadencia, aunque también pienso y creo que todo es una artimaña de venta para poder mantener el rànking de número uno, que posiblemente pierda con artículos como este.