sábado, 4 de febrero de 2012

CRONICAS NEGRAS DE X e Y


UNA HISTORIA DE FICCIÓN QUE CONFLUYE CON LA REALIDAD.
Este es el relato de una ficción que bien pudiera ser la triste realidad de muchos, todo comienza como cualquier otra historia, con una ilusión.

Erase una vez un país en el que vivía entre otros un matrimonio feliz,  compuestos por Y y X, él trabajaba de ingeniero en una empresa nacional y ella era administrativa de la misma empresa.

Ambos cónyuges percibían una nómina, la de Y  era de 1800 euros y la de X de 1000, pero claro eso era en nómina, pues aparte Y por las tardes desarrollaba diversos trabajos por libre para empresas que pagaban en mano y X los fines de semana realizaba trabajos de  traducción para otras empresas, también cobrados en dinero mal llamado “negro”.

Total que en ese domicilio de alquiler (500 €), ese matrimonio sin hijos ingresaban mes por mes entre 4 y 5 mil euros.

Y claro, cansados de vivir de alquiler y sin hijos, decidieron un “buen día”, comprar una vivienda para en un futuro ampliar la familia, para lo que se dirigieron a una promotora y le ofrecieron el chollo de su vida.

Una vivienda céntrica cuyo valor de mercado, siempre según la promotora estaba por debajo de su valor real, puesto que en esa zona en los últimos 5 años el precio de la vivienda se había duplicado y se preveía que siguiese la misma tendencia.     La cuestión es que por un piso de dos habitaciones, les pedían 180.000 euros.

Se fueron a comentar la noticia con las respectivas familias (padres), los cuales comentaron que solo 6 años atrás una vivienda como esa se podía adquirir por poco mas de 40.000 euros y que vaya barbaridad lo que habían subido las mismas en tan poco tiempo.

Con todo esa información se fueron al banco de toda su vida “laboral”, (10 años él y 8 años ella), en el cual guardaban los ahorros de su vida (30.000€), quienes analizaron la operación y enviaron a un tasador a tasar la vivienda en cuestión, la cual en informe reservado (no olvidar que ese señor trabaja para el banco aunque le pague por sus servicios el cliente), establecía que para el banco tenia un valor máximo de  150.000 euros, si bien la zona se había revalorizado en los últimos 5 años un 20% anual y establecían que en un periodo de cinco años el valor de la propiedad se podría volver a duplicar. En el informe que llegó a los compradores de la propiedad  tenía un valor máximo de 220.000 euros (claro que apañado por el banco).

El banco cito a sus “clientes” y comento con ellos, que dado su nivel de ingresos en cuenta (que no en nomina, puesto que el banco veía las operaciones de ingresos y gastos de sus clientes y sabían sin lugar a dudas de sus ingresos en negro) que en principio no había problemas para financiar la operación, pero que la misma conllevaba ciertos gastos de escrituras, hipotecas, etc... y que el préstamo tendría que ser por algo mas de los 180.000 euros, y que si tenían que poner muebles en el piso necesitarían algo mas, también comentó que como el dinero en ese momento era muy barato, porque no pedían algo mas y cambiaban de coche (puesto que los primero años del crédito son los mas difíciles y mejor si el coche no daba problemas); la cuestión que si tenían ahorrados 30000 euros en sus cuentas, el banco les ofreció un préstamo por 220.000 euros,  a devolver en 35 años a razón de 1200 euros mensuales, lo que suponía entre un 20 y un 25% de sus ingresos actuales; y en ese instante  la cara del matrimonio cambio, sus ilusiones se iban a cumplir, si en ese momento les hubieran puesto para firmar su propia sentencia de muerte,  lo hubieran firmado sin leerla.

De los 220M, 180M para el promotor, 22M para los gastos y 18M para el coche, y con sus ahorros de 30M amueblaban y “todos” contentos; Ellos porque se cumplía la ilusión de su vida, el banco porque colocaba dinero a buenos clientes y la promotora porque captaba capital para seguir especulando (valor real 140, valor de venta 180 igual a 40 de ganancia).

Y todo seguía su camino tal como estaba planificado, hasta que a los cuatro años, un buen día un tal Leman quiebra en los EEUU.,  y comienza la recesión más brutal desde el crac del 29.  Además todo se sucedió de forma muy rápida, los bancos de todo el mundo tienen en sus carteras de inversión productos de riesgo, pero claro ninguno sabe a ciencia cierta cuanta basura tiene en sus balances y automáticamente cortan el grifo del crédito puesto que necesitan efectivo para sanear sus propias cuentas y como nadie se fía de nadie, en poco tiempo las empresas del ladrillo sin créditos se desmoronan, con ellas las que abastecen ese mercado (ladrillo), y las de servicios, transportes, etc…, y como quiera que todo esta conectado, esas empresas empiezan a despedir a trabajadores, que engrosan las listas del paro, dichos parados consumen menos y cierran los comercios por falta de ventas, total, mas parados a las listas y menos consumo en los comercios tradicionales, mas despidos, y así como pescadilla que se muerde la cola, los bancos suben  los intereses de los créditos para rebajar el riesgo de los impagados, y por ende suben los morosos.

También les llegó el turno a nuestros amigos, primero dejaron de hacer trabajos extras poco después ella que estaba en excedencia por la crianza de su primer hijo, fue despedida y al paro.  La letra del piso subió hasta los 1500 euros/mes. Al año también le toco el turno a él,  justo cuando ella terminó de percibir la cobertura por desempleo y los pocos ahorros que tenían se habían ido por el sumidero de las letras del banco.  En ese momento con 1000 euros de paro se plantean dejar de pagar la hipoteca puesto que pagan y no comen o comen y no pagan.   Intentan hablar con el banco para renegociar la deuda, pero el  banco no quiere ni hablar de negociar.  El precio de la vivienda se desploma un 25%, con pronóstico de seguir bajando y los créditos ante el riesgo de impago suben más.
Y como el cuento de la lechera, ocurre lo siguiente:
CRONOLOGÍA DE LA PASTA:
El banco  pide dinero al BCE  por ejemplo 220.000 euros al 1,5%, negociable cada año y  lo presta al ciudadano para su hipoteca al 4,5% y a 35 años, revisable cada año, con la particularidad que introduce una clausula suelo por la que nunca pagara menos del 4,5 por mucho que baje el dinero y sin embargo el limite por arriba podrá llegar a pagar al 15% (vamos, algo a todas luces equitativo; claro que con las prisas por firmar… no leyeron).

 El ciudadano  empieza pagando 1200 euros mes y al cabo de  4 años paga al banco 1500 euros por la subida de intereses, un total de 72.000 euros en 4 años.   Entra la recesión, se pierde el empleo. Deja de fluir el crédito. El BCE como consecuencia baja los tipos de interés al 1% para los bancos, mientras los bancos lo suben ante el riesgo de impago para cubrirse. El precio de la vivienda cae de repente entre un 25 y un 30%, ahora se valora  la vivienda  en 150.000 euros (nunca valió mas de 140.000 €).

El ciudadano, pierde su empleo y deja de pagar su hipoteca, es embargado y se le quita la propiedad. Total debe 220.000 euros (según el banco) 200.000 euros de deuda principal, más intereses de demora y gastos otros 20.000. Vamos que esta como empezó. El banco se queda con la vivienda por 75.000 euros, (la mitad del valor rebajado un 30%, total 150.000).
EN RESUMIDAS CUENTAS COMO QUEDAN EL BANCO, Y EL CIUDADANO:
El banco tiene un crédito con el BCE, durante 4 años al 1,5% y ha pagado de intereses en ese tiempo 13200 euros. El banco ahora paga por esos 220.000 euros, al 1%, 2200 euros anuales. El banco añade a su balance una vivienda conseguida por 161.200 euros (220m mas 13200 de intereses menos 72m amortizados). El banco  tiene un moroso que les debe aun  quedándose con la vivienda 145.000 euros (ya que les ha pagado 72000 y les ha amortizado con el embargo 75000).

EL gobierno sube los impuestos a los ciudadanos para aprovisionar dinero que prestará a los bancos para cubrir los agujeros en los balances (deben 220m al BCE y la vivienda la tasan en 150000) de los 72.000 que se pagaron en su día, ni se acuerdan (este dinero se uso para pagar incentivos).

El ciudadano tenía un empleo, una vivienda y una hipoteca con el banco, por la que ha pagado en esos 4 años 72.000 euros.  Ahora no tiene vivienda, y debe al banco 145.000 euros (220m-75m), queda embargado de por vida, y cuando tenga empleo parte de su nomina le será embargada. Como esta considerado moroso, le será imposible vivir puesto que nadie se fiará de él.

El banco coge los 72.000 euros que cobró de las letras y paga al BCE los intereses de 4 años (13.200), y amortiza los 60000 restantes. El banco se queda con los 160.000 euros de crédito restantes al 1% de interés.  El banco coloca la vivienda a otro ciudadano por 175.000 euros. (Ofrece una rebaja sobre el precio original del 25% y lo más importante ofrece darle el crédito al 100 por 100).

Con la diferencia entre 160m y 175m (15.000) paga los intereses al BCE de algo mas de 9 años  y puede colocarla porque solo el banco tiene dinero y puede financiar esa propiedad al 100%, y mientras cobre cuotas estará aprovisionándose para prestar otra vez y si las cuotas fallan, volvemos a empezar.

Le importa un pimiento que el interés suba o baje,  él se limita a repercutirlo al comprador y vuelta a empezar y esperemos que el ciudadano que compre de nuevo esa vivienda tenga un empleo más estable.

MORALEJA, LA BANCA SIEMPRE GANA (VALE PARA CASINOS Y BANCOS EN GENERAL).
                                                                             
                                                      firmado.... x  e   y