sábado, 26 de noviembre de 2011

DIA DEL DESENGAÑADO


Abundan en nuestro peculiar calendario, catálogos de  días de los más variopintos, abarcando en su señalamiento,  tanto  personas como objetos o  situaciones, todos con el mismo fin de difundir una lucha o una queja o simplemente buscando dejarse notar, también haberlos  haylos , muchos  que se unen al carro con fines comerciales o propagandísticos, y aunque no es mi fin,   el cortar esta escalada de información que seguro a muchos ayuda y si  no, por lo menos consigue hacerse notar, sí que lo es, la de peticionar  o  la de la rogar ,  a que al unísono  pidamos que nos pongan el nuestro, al que  este gremio de seres que yo íntegro y que   deambulamos  por este nuestro planeta, que tomamos prestado a renta indefinida y del que ya muchos consideran propiedad.
 Y me refiero a este gremio, como los integrantes que andamos desengañados, desilusionados, desencantados, frustrados, escarmentados, desconfiados…   de estos nuestros líderes de paja, que se creen pastores de rebaño y que como tales nos intentan tratar, desestimando y desoyendo nuestras quejas diarias, fomentadas en su mayoría por la inoperancia de este sector que se unen a la mística del olimpo de los dioses, una vez que juran sus cargos.
 Quedándonos a veces solo la opción del pataleo o en lo mejor de los casos hacerse oír atreves del ciberespacio, que a muchos nos sirve como desahogo.
 Reiterando que no es mi oportunismo, ante recientes días de reclamo,  a los que yo me uno sin duda, y de los que días atrás en números espacios se hizo eco de esta lucha por defensa de números derechos que son pisoteados al antojo por energúmenos  que dicen integrarse en la raza de la que tanto nos habló Darwin, sino la de evocar esa petición para que un día cualquiera, que es no  necesario sea señalado, ni festivo, ni puntero, en este nuestro calendario, nos otorguen la opción de poder sentirnos integrados, y aunque de poco servirá, pues el rodillo de estos semidioses intocables seguirá su camino, si por lo menos nos dará un ápice de confianza al mirar a nuestro alrededor y no vernos solo.
 Por eso peticiono en mi modesto blog que si alguien tiene el don y el poder de otorgar dicho privilegio , que se acuerde de catalogarlo como el DIA DEL DESENGAÑO, y verán como adeptos no le falta…. Ahh y si ya esta petición ya fuese hecha con anterioridad y  fue concedida, aceptaría con grato placer me informaran de tan peculiar fecha… Saludos y cuídense ahí fuera…