miércoles, 18 de diciembre de 2013

RETOMANDO QUE NO ES POCO

                Después de un paréntesis, algo largo por cierto fuera de la blogosfera, en el que la ingesta de productos antiácidos y protectores estomacales rozo los límites razonables para poder mitigar el bombardeo constante de casos de corruptela política  así como ridículos monumentales donde figuras variopintas se retratan tal como son, y no como quieren que las imaginemos, también tras los innumerables  escarceos  de algunos con las justicia, esa que se presume “igual para todos“ pero que la barita mágica de “hados”  , adultera… me decido volver  como digo a este modesto espacio, donde  aplaco a mi manera ese malestar que creo es generalizado aunque cada uno lo toreamos con distintos capotes.,
 y hablando de tauromaquia, que menos que hacer mención a este personaje que tanto anhelamos se reúna de una puñetera vez con algunos de esos tesoreros y magos de las finanzas que tan a su libre albedrío furulaban sintiéndose inmunes a sus amaños políticos y financieros, descuidando los rastros que tras sus fechorías dejaban con las nuevas tecnologías, a las que tratan de  eludir con negaciones tan ridículas e infantiles que a uno le hacen dudar de la madurez de esos calañosos individuos.


 Y aunque algunos presumen entraran con garbo por la puerta del purgatorio, se les recomienda que vigilen la retaguardia y giren un poco el tiesto que reposa sobre sus hombros, no sea  reciban una misiva que les  haga dudar de su tan renombrada hombría, aunque lo cierto es que para algunos puede ser un alivio y quizás así se dejen de ocultar entre esa enorme cajonera donde guardamos la ropa.

 Mención especial también en esta  verde retoma, a ese fiscal que confunden sus funciones defendiendo a capa y espada a personajes de cuentos que vivían en su onírico mundo ajenos a la realidad que los rodeaba, plasmando con su beoda postura, una imagen más propia de ese conocido molusco que asoma con la lluvia y algunos con arroz nos comeos.

 Tampoco nos olvidaremos de  esta ardua tarea en la búsqueda de nuevos Picassos  entre la inocente pero no ingenua chiquillería  a la que  algunos quiere engatusar pintando sus palacios, denostando con estos hechos la inteligencia de esos menudos que a más seguros dedicaran sus quehaceres, a juegos más instructivos y acordes a sus tiempos.

   Por todo esto y muchos más que en los “espero” menos  lúgubres días venideros iremos sazonando a nuestra manera, les recuerdo  que tengan cuidado ahí fuera….