jueves, 4 de abril de 2013

¿Por qué NOOS Te callas?


Podría ser de Alfred Hitchcock, pero no, sucedió una noche fría sobre las 4 de la mañana, tras cena copiosa, y aunque algunos lo achaquen a la medicación, parece ser fue Real, pues como digo, sobre esta hora donde los gamusinos salen a cazar, una pajarillo (posiblemente el de Maduro), apareció volando por la alcoba  clamando venganza por su humillación en el pasado, y como alumno de  pitoniso avanzado, vaticinaba  con un alegato que todo las desgracias que en esa familia pasaban, eran fruto de su maldición, pues aunque andaba ya en el otro mundo, su espíritu seguía aquí tomando justicia

   Cuentan que un sudor frió recorrió la frente del sufrido onírico, que no daba crédito a su mala racha, y aunque intento  cazar al susodicho pajarito, este ya había levantado vuelo, pues este  aunque ponía en duda su puntería, ya que su experiencia estaba basada en cacerías de  grandes piezas, no quiso correr riesgo y se mandó mudar a otro sitio, ( de ahí las visiones desde el otro lado del atlántico).
    Parece ser ya no pego ojo, y más cuando al levantar, vio que la prensa  de este país, (esa que el llorón de Madrid, quiere coartar), publicaba que una de sus escuderas, caía en la desdicha de ser señalada por la justicia, y es que como el refranero español dice, “las desgracias no llegan solas”,  por lo que tiro nuevamente de refrán par maldecir su desdicha, “en boca cerrada no entran moscas”, recordando la famosas frasecita que en su tiempo dio tanto que hablar.
    Ya solo le queda el refugio de que la tormenta que asola este paisaje, y que castiga ya hasta en fortalezas inexpugnables como la gallega, haga caer en el olvido tan mala racha, y  se deje de cuestionar la utilidad o no de este cargo, así como de sus “herencias”,  me refiero por supuesto al primogénito, (no sean mal pensados),… pero eso el tiempo lo dirá y espero que en eso tengamos voz y voto todos los mortales que parece solo figuramos a la hora de recortar,.
   Sin más que contar, les dejo con el tortuoso día a día, que no toca llevar, y aunque algunos insistan con afables vaticinios que todo esto está ya acabando, lo cierto es que la realidad es otra, pues estas meigas de la política no aciertan ni un bingo manipulado, solo hay que tirar de videoteca y ver que donde dije digo, digo Diego, y seguimos eludiendo responsabilidades, nos tiramos la toalla uno al otro y el mea culpa para los curas…
       "Tengan cuidado ahí fuera"....