jueves, 25 de agosto de 2011

PACHANGA NACIONAL

Lo bueno de intentar o ser bloguero es que uno puede desmarcarse de estos monopolios manipuladores y partidistas que dominan el mercado de la información tanto escrita como audiovisual aquí en esta nuestra querida España, y es que si ya uno va saturado de culebrones deportivos con guerras dialécticas entre regiones enemistadas por imponer su supremacía o su filosofía futbolera como si la vida les fuese en ello, relegando problemas graves de solvencias económicas o tomas de medidas para paliar estas, con espectáculos dantescos entre personajes supra valorados que demuestran sus artes con acciones más propias de gladiadores romanos, que de la clase que se le supone, no contento con esto nos desvían más la atención si cabe con enfoques personales y mediáticos con visitas del astro rey del cristianismo, como si aquí los problemas se solventaran con milagros o fe poética, relegando la atención que no debe ser descuidada ni un segundo, del agujero negro que lentamente nos devora y que algunos después de enfoques surrealistas según tesis de su partido, parece ahora aúnan esfuerzos en alguna medida que solo paliara un poco la imagen cara a nuestros benefactores europeos, y es que sabiendo la inoperancia de algunos para sacarnos de este hoyo cada vez más ancho, en vez de sentarse en la palestras a verlas pasar y criticar, arte este que dominamos como nadie, se podían haber puesto ya hace tiempo a arrimar el hombro con estas sabias medidas que parece tienen preparadas en su diario secreto, y que ansiamos ya descubran, porque a aquí lo que no necesitamos son slogan electoralistas que solo se quedan en eso, ni apoyos a guerras por interés comerciales, que nos venden como humanitarias, relegando otras más crudas y antiguas a la dudosa igualdad del misil contra el tirachinas, por eso aquí andamos ya hartos del dedo de mou, del papa móvil, de la hipocresía y falta de carisma del eterno y posible aspirante, del líder fantasmagórica de esta obra y del renacido sucesor de este que pare haber encontrado el yin y yang, después de largo periodo deambulando por la sombra.

Menos mal que para los agnósticos político-religiosos nos queda un dios que venerar que aunque presente un escaso programa electoral y de dudosa credibilidad sí que no es menos cierto que los elixires a los que ampara y de los que es creador, nos alivian toda esta amalgama que aquí uno pretende presentar, y no es otro que Baco., eso si no se refugien en demasía en el no sea se suba demasiado a la cabeza y les haga acreedores de sueños que tras la correspondiente resaca les devuelva a la cruda realidad, por eso degusten este buen caldo pero con sapiencia y prudencia.