martes, 19 de abril de 2011

“CUANDO EL TRAJE TE VA GRANDE”

En estos días de futbol total como algunos lo califican, los clásicos Madrid- Barcelona, pasan por encima de los problemas cotidianos, aparcando estos como si no fueran con nosotros, no sin olvidar la distintas connotaciones políticas que los mismos llevan, pues la rivalidad pasa las fronteras ya de lo deportivo y aunque sea un tema archiconocido y que no asusta ni sorprende , lamentablemente para algunos esto lo usan como una vendetta personal y política, lo malo es cuando los principales artistas del evento lo corroboran con acciones más propias de patio de colegio que de profesionales que cobran una buena pasta, demostrando que los trajes le van grandes a algunos aunque se afanen en hacer publicidad con ellos, y si no muestra la que publica MARCA en su edición escrita , que saca a relucir el enfrentamiento barriobajero que hubo en el túnel de vestuario tras el primer match, cuando ese niño grande, central del Barça que tanta prensa rosa gasta, tiño el momento con desprestigio al país del que luce su camiseta y el que le hizo ser campeón del mundo , mofándose con frases según este diario como “ Españolitos ya os hemos ganado vuestra liga, que os den” “ Españolitos ahora os vamos a ganar la copa de vuestro Rey “… lamentable para gente que vive el futbol como deporte y ve como estos personajes de escaparate son realmente figurillas de porcelana rellenas de serrín, que desprestigian este fenómeno social que estos últimos años nos meten hasta por las narices, y no es que sea una situación aislada que le permita poner una leve excusa por el calor del momento, pues ya en la celebración de la Copa del Mundo por parte de la selección, nos mostró sus modismo escupiendo a Cortes en la guagua donde todos celebraban el triunfo con los aficionados, situación está que incluso el sufrido receptor trato de limar, pero que ante esta reiteración , esta difícilmente quede exculpada por parte de numerosos aficionados, que ya verán y veremos en el a ese niño de pantalón corto con americana de pacotilla, pues para llevar un buen traje no basta con la percha, hay que tener CLASE, y esta escasea en algunos de ese mundillo de cenicientas de cristal rosa que algún día perderán su zapato y engrosaran esa lista del olvido,cuando no caigan en agujeros negros como ya sucedió con otros ídolos del pasado, o reciba sobre el campo como suele pasar, la horma de su zapato. Y como premio para tan honorifico comportamiento el seleccionador nacional debería tomar nota y otorgar la camiseta a quien realmente la sienta, no al que la usa para su fama o prestigio personal.